Escalada en Hielo en Las cataratas del Niágara @Gilwad

Imagen

image
image

image

Estamos en invierno en el hemisferio norte y el agua se suele congelar cuando hace frío.
En esta entrada lo que se congela son las moléculas de agua suspendidas por la voracidad de la caída de millones de litros de agua por segundo. La cifra exacta son 681.750 Imperial galones, osea
3.099 298.14 litros de agua por segundo, menuda burrada.
Así que como estaréis pensando es imposible que esto se congele, a no ser que sea una película de una tormenta de hielo repentina.
En el mundo que conocemos ahora el hielo se forma capa a capa, como si fuese papel de cebolla, y poco a poco. Tenemos cascadas de hielo de fusión y de torrentes. Pero en este caso el Sr del hielo W.Gadd quería escalar la capa de hielo que se forma por encima del torrente de esta cascada. Así que sí, estaba escalando y el agua corría por debajo de la pared de hielo que se había formado.
Para este tipo de escalada no solo hace falta tener unas condiciones de frío adecuadas, sino que nuestro mayor peligro es encontrar una zona de hielo que no esté adherida a la roca, o suficientemente formada. Este era el mayor peligro al que Gadd se enfrentaba y el que más le preocupaba. De hecho durante la escalada tuvo en varias ocasiones que cambiar la ruta por encontrar hielo que no sonaba muy bien, ya sabéis como nos sentimos cuando esto ocurre.
Hemos escrito esta entrada después de leer el articulo en el Red Bull bulletin de Abril del 2015. Todas las fotos y algunos datos son de esta revista, de la versión de UK.

Así que ayudado por Sarah H Hueniken como aseguradora, El 27 de Enero Will Gadd ha escalado las cataratas del Niágara.

image

Para llegar a esto, el señor del hielo no solo lleva una vida dedicada a la actividad en la montaña, sino que ha tenido que pedir un permiso especial y movilizó a una cuarentena de personas entre personal del Parque Nacional, equipos de rescate, policía, fotógrafos, etc….

Menos de 60 metros de cascada de hielo en una hora de escalada mas o menos. Al final un experto ex militar en negociaciones y temas legales, fue la llave para conseguir el permiso, el resto ya es la historia del primer ser humano que sube las cataratas del Niágara.

Como nota interesante, estas casacadas han sido motivo de otras hazañas siempre en la otra dirección, de arriba hacia abajo.
Destacamos la de Bobby Leach y su barril después de su peligroso descenso de las cataratas del Niágara, el 25 de julio de 1911.
Tenia 63 años cuando lo hizo, que pasada.
image

Will Gadd Twiiter @Gilwad
Podéis ver la escalada en este enlace. http://t.co/37WUvvfMVA