Escalar y mucho más

El echo de ir a escalar no está motivado sólo por la actividad física propiamente. Escalar es la excusa, el medio, para disfrutar de la naturaleza y de la compañia. Por eso venir a escalar a Kalímnos es otra historia, aparte de la gran cantidad de roca de buena calidad y formas imposibles, nos encontramos cada día con un paisaje diferente, una puesta de sol cada vez más alucinante, el mar, unas cabras y ovejas con las que compartimos los caminos, y la carretera también en algunas ocasiones. De echo tened cuidado porque les encanta descansar o parar a comer en cualquier lado, no les importa si es en medio de una carretera por donde pasan coches, motos y camiones, aunque no con mucha frecuencia.

Puesta de sol desde el sector Cave

Y hablando de disfrute de la naturaleza, ayer después de nuestra sesión de escalada, que resumiré a continuación, visitamos una gruta llena de estalactitas y estalagmitas en estado puramente salvaje. Me explico, la entrada es por tu cuenta y riesgo, tan sólo hay pequeña reja a modo de puerta y una escalera metálica que te lleva al fondo. No hay iluminación, ni pasamanos y de echo es bastante resbaladiza asi que os aconsejamos que tengais mucho cuidado si quereis visitarla, siempre acompañados y con un frontal. Pasamos un rato increíble haciendo fotos casi en equilibrio o usando el mini tripode donde podíamos. Al salir al exterior la imagen fue impresionante, una puesta de sol de ensueño para dejarte la boca abierta.
Bajando a la grutaDentro de la gruta

Esta gruta se encuentra justo debajo del sector Cave de muy fácil acesso desde la carretera. Menos de 10 minutos de aproximación y con el mar casi a tus pies. Como era de esperar hay una cueva donde las vias no bajan de grado 7a, donde nos limitamos a observar como otros compañeros escaladores se esfuerzan por superar el techito que les lleva a culminar la vía. Allí nos encontramos otra vez con Emilio, un español que habla griego fluido, o eso nos parece a nosotros que estamos en nivel básico elemental chapurreado aunque mejorando día a día. Estaba con unos amigos, asi que nos juntamos un canadiense, un suizo, una alemana, un gaditano, un granadino y una maña, ni que pintado para un chiste vamos. Es siempre agradable conocer a gente agradable en el monte y romper barreras internacionales.
La cueva

Después de una charla nos preparamos para escalar otras vías más asequibles situadas a los lados de la cueva, dentro del mismo sector. Destacaré hoy una vía que me ha ayudado a reencontrarme con la escalada. Se llama 84, en honor a la primera ascensión realizada por “MadDad”, Marcel Remy, un escalador de 84 años. Esto puede llevar a conclusiones precipitadas, no es tan fácil como pueda parecer. La vía tiene su dificultad, es un 5+ sostenido en el que hay bastantes buenos cazos pero hay que echarle ganas, técnica y fuerza. De momento la vía con más dificultad y más bonita que he hecho en Kalímnos. Y espero que no sea la única. De echo me ha gustado tanto y me ha ayudado a renovar la confianza y el disfrute por la escalada que se me ocurre un reto a largo plazo. Repertirla con 84 años. Ya sé que no será fácil pero es bueno mantener la ilusión verdad?
Via 84

Anuncios

Un cordino para recordar

Llevo escalando toda mi vida como aquel que dice. Empeze casi por casualidad en una de las cientos de visitas que hice a los Cahorros en Graná. Siempre iba por alli porque aparte de estar fascinado por las paredes y acantilados, me encantaban los paisajes de la zona, el sonido del rio, el puente. Ir a los Cahorros con 12 o 13 años, era toda una Aventura, para mi y mi amigo Miguel. Y aquel dia en el que los malagueños estaban escalando y nos dejaron probar eso que hacian, ya nunca pude dejar de pensar en andar en horizontal.
Si si andar en Horizontal, asi lo llamamos. Me acuerdo que nos deciamos hay que andar en horizontal mas, eh Migue, eh niko.
Aquellos años pasaron pronto y ahora recuerdo esos momento como pequeños flases del pasado que me llevo a mi presente. En este presente en el que escalar es parte de mi vida, una necesidad, y forma parte de mi forma de relaccionrme con migo mismo y con los que me rodean.El monte me enseño mucho y siguo aprendiando.
Asi que hoy hice lo que un amigo me recomendo no hace mucho, cuando le decia que este año me iba a poner otra vez las pilas, que me iba a concentrar y a escalar al maximo de posibilidades.
De los muchos consejos que me dio, me dijo que me comprara un cordino fino, para la bolsa de magnesio, que es mejor para acceder a ella en cualquier circunstancia, pues por gravedad cuelga mejor, que tiene como un equilibrio especial.
Comprate un cordino, me dijo y hoy por primera vez en mi vida tengo una bolsa de magnesio con cordino, y sera mi volver a empezar, mi empezar con todo lo aprendido.
Aquellos Malagueños me dieron otro consejo, que fue, comprate unos pies de gato, y a ellos tambien les hice caso, asi que hoy me acorde de un simple consejo que cambio mi vida, y espero que el seguir el consejo de mi amigo Neil, y que este sea mi principio.
Un simbolo para recordar mis objetivos

20120222-173320.jpg