Telendos Una Isla sin carreteras y llena de Roca y Aventuras

Telendos es la isla hacia donde se dirigen nuestras miradas día tras día. El contorno en el que el sol desaparece cada tarde dejando a su alrededor un espectáculo de luz y color a cada minuto. La roca que hemos anhelado conquistar durante estas dos semanas y poder escribir nuestros nombres y recuerdos en el libro que espera a los escaladores en su cima.

La Via va por la derechaLa realidad de la montaña y la escalada es que no siempre se pueden conseguir tus objetivos. Si te preparas puede que lo consigas. Si no te preparas, no lo consigues. En una realidad que se asemeja a la vida misma. En nuestro caso particular fue una mezcla de las dos situaciones. La vía a la que nos enfrentamos es un 6a de 250 metros y 11 largos. Tan sólo dos de esos largos son más difíciles de 5+ y la guía nos dice que está muy bien protegida, con los seguros muy poco alejados, lo cual nos facilitaba el poder progresar.

Barco se aleja de Telendos

La única forma de acceso es en barco. Nos habían dicho que nos acercaremos al puerto donde hay un barco que parte de vez en cuando a Telendos. Sin hora fija, dependiendo de la clientela, siguiendo el espíritu relajado de la isla. Allí nos encontramos con el marinero que nos ofrece llevarnos al pie de la vía y así ahorrarnos una hora y media de caminata desde el pueblo.Nos despertamos tarde, y encontrarnos el barco que por 30€ te lleva justo enfrente de la pared fue un bonus que no nos esperábamos.

Aceptó a dejarle a deber 10 euros porque no llevábamos suficiente dinero y en 5 minutos estábamos enfrente del viote. Se acercó a las rocas de la orilla y literalmente tuvimos que saltar del barco en marcha. Estábamos en Telendos. Miramos a la roca, impresionante, nos giramos y le vemos alejarse. Estamos solos.Durante la media hora de aproximación para llegar al pie de la vía nos encontramos con un inconveniente. La vía sube rodeando una enorme cavidad por una mini arista, lo cual hace muy díficil encontrar una vía de escape. En la guía no estaba tan claro. Además, lo ideal sería que hubiese puntos de rapel para poder bajar en un momento dado. Pero no hay. Esto nos preocupa ya que se tratan de muchos metros, con una zona que nos pondría en nuestro límite físico y en la isla no existe ningún cuerpo de rescate al que puedas llamar en caso de urgencia. Necesitamos siempre un plan B por si la ruta no va a nuestro favor, así que decidimos buscarlo. Nos acercamos a la cavidad a la que se puede ascender hasta mitad de altura trepando y con ayuda de una cuerda fija habilitada para acceder a varias vías abiertas en la propia cavidad. ¿Existe la posibilidad de que esta sea nuestra vía de escape? Dada la hora al menos podríamos escalar 5 ó 6 largos y descender andando por la cavidad. Decidimos que es muy arriesgado hacer una travesía desde la vía hasta el interior de la cueva, eliminando así nuestro plan B. Ya teníamos mas o menos claro que no íbamos a escalar la vía completa, así que desde la distancia ya empezábamos a mirar las posibles vías de escape. No sabíamos si las reuniones estaban equipadas o no para rapelar, preguntamos en el pueblo e incluso le escribimos un email al que hace las guías por aquí, y nada. Teníamos que tomar decisiones, como si llevarnos agua o no, comida, zapatillas, mochila, pero ya a pie de vía llevábamos demasiadas cosas y quizás era demasiado tarde. La seguridad hay que mantenerla ante todo y tenemos que aplazar nuestro objetivo de subir hasta arriba para más adelante, cuando estemos más fuertes fisícamente y podamos hacer un 6a sin dificultad. Al fin y al cabo escalamos 5+, hay que ser realistas.

Somos una cordada, que nos conocemos bien y sabemos nuestras destrezas, habilidades y debilidades, pero aún asi, nunca hemos hecho una vía de tantos largos juntos. estábamos emocionados, contentos de estar allí, a pie de vía con una temperatura genial, y solos. Sólo las cabras dentro de la gran cueva nos miraban de vez en cuando.

Como siempre la experiencia en montaña, el conocimiento de uno mismo, y del compañero y la sinceridad junto con la comunicación, hicieron posibles que nuestro día de escalada fuese memorable.

Nunca sabremos que hubiera pasado si nos hubiéramos metido en el viote, pero lo que si sabemos es que volveremos con mas tiempo, y mejor preparados, pero Volveremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s