Escalar y mucho más

El echo de ir a escalar no está motivado sólo por la actividad física propiamente. Escalar es la excusa, el medio, para disfrutar de la naturaleza y de la compañia. Por eso venir a escalar a Kalímnos es otra historia, aparte de la gran cantidad de roca de buena calidad y formas imposibles, nos encontramos cada día con un paisaje diferente, una puesta de sol cada vez más alucinante, el mar, unas cabras y ovejas con las que compartimos los caminos, y la carretera también en algunas ocasiones. De echo tened cuidado porque les encanta descansar o parar a comer en cualquier lado, no les importa si es en medio de una carretera por donde pasan coches, motos y camiones, aunque no con mucha frecuencia.

Puesta de sol desde el sector Cave

Y hablando de disfrute de la naturaleza, ayer después de nuestra sesión de escalada, que resumiré a continuación, visitamos una gruta llena de estalactitas y estalagmitas en estado puramente salvaje. Me explico, la entrada es por tu cuenta y riesgo, tan sólo hay pequeña reja a modo de puerta y una escalera metálica que te lleva al fondo. No hay iluminación, ni pasamanos y de echo es bastante resbaladiza asi que os aconsejamos que tengais mucho cuidado si quereis visitarla, siempre acompañados y con un frontal. Pasamos un rato increíble haciendo fotos casi en equilibrio o usando el mini tripode donde podíamos. Al salir al exterior la imagen fue impresionante, una puesta de sol de ensueño para dejarte la boca abierta.
Bajando a la grutaDentro de la gruta

Esta gruta se encuentra justo debajo del sector Cave de muy fácil acesso desde la carretera. Menos de 10 minutos de aproximación y con el mar casi a tus pies. Como era de esperar hay una cueva donde las vias no bajan de grado 7a, donde nos limitamos a observar como otros compañeros escaladores se esfuerzan por superar el techito que les lleva a culminar la vía. Allí nos encontramos otra vez con Emilio, un español que habla griego fluido, o eso nos parece a nosotros que estamos en nivel básico elemental chapurreado aunque mejorando día a día. Estaba con unos amigos, asi que nos juntamos un canadiense, un suizo, una alemana, un gaditano, un granadino y una maña, ni que pintado para un chiste vamos. Es siempre agradable conocer a gente agradable en el monte y romper barreras internacionales.
La cueva

Después de una charla nos preparamos para escalar otras vías más asequibles situadas a los lados de la cueva, dentro del mismo sector. Destacaré hoy una vía que me ha ayudado a reencontrarme con la escalada. Se llama 84, en honor a la primera ascensión realizada por “MadDad”, Marcel Remy, un escalador de 84 años. Esto puede llevar a conclusiones precipitadas, no es tan fácil como pueda parecer. La vía tiene su dificultad, es un 5+ sostenido en el que hay bastantes buenos cazos pero hay que echarle ganas, técnica y fuerza. De momento la vía con más dificultad y más bonita que he hecho en Kalímnos. Y espero que no sea la única. De echo me ha gustado tanto y me ha ayudado a renovar la confianza y el disfrute por la escalada que se me ocurre un reto a largo plazo. Repertirla con 84 años. Ya sé que no será fácil pero es bueno mantener la ilusión verdad?
Via 84

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s